La Rebeldía es una etapa en la adolescencia que se caracteriza por una actitud violenta y opuesta a los límites establecidos, y los enfrenta muchas veces a quienes no entienden con exactitud cual es la intención de esa postura.

Sin embargo estas actitudes rebeldes de los adolescentes pueden llegar a ser valiosas y positivas. Lo único que debemos buscar es que la manera en que la manifiesten sea con un ambiente de cordialidad y mucho tono humano.

Es muy importante entonces, saber canalizar esta energía y aprovecharla para ayudar a que el joven se convenza de que su actitud no debe estar establecida por la broca hacia una idea, sino por una convicción propia.

--->Existen algunos tipos diferentes de Rebeldía entre ellos están: Rebeldía Regresiva, Rebeldía Agresiva, Rebeldía Transgresiva y Rebeldía Progresiva.

adolescentes.jpg



Flavia Hurtado

1. Rebeldia Agresiva:

Un segundo tipo de rebeldía es la agresiva que, a diferencia de la anterior se expresa de forma violenta. Las conductas agresivas son un modo de actuar de una persona que nos reflejan su incomodidad, su insatisfacción, y muchos otros sentimientos que en su mayoría son mal canalizados o mal aprendidos, ya que las reacciones ante lo que no les gusta, la mayoría de las ocasiones son desproporcionadas con respecto al problema original, esta desproporción es como ver las cosas en una magnitud demasiado alta como para solucionarlos y la respuesta automática se traduce en un insulto, desprecio, crítica, golpe, amenaza y otras tantas conductas que se catalogan como violencia física, verbal, psicológica, sexual, etc; todas ellas son conductas que buscan el castigo de la otra u otras personas.
La conducta agresiva se caracteriza por:
· Gritos.
· Molestar a otros integrantes de la familia.
· Mostrarse iracundo o resentido.
· Pleitos.
· Accesos de cólera.
· Dejar de hablarle al otro o los otros.
· Actos de desobediencia ante la autoridad y las normas sociales.
· Amenazas verbales y físicas, etc-
Adicionalmente, si la persona violenta ha tenido malas experiencias, problemas laborales, falta de dinero, etc., considera que su actitud esta justificada por eso y no se da cuenta que muchos de los problemas y fracasos son ocasionados por su actitud.
La personalidad de una persona agresiva siempre presenta los siguientes síntomas o características.
· Altamente impulsivos.
· Baja tolerancia a las frustraciones.
· Tienen conductas de agresión sin motivos
· Tienden a aislarse o a refugiarse en conductas nocivas como el alcoholismo, la droga, el tabaquismo, etc.







Karen Reyes

2.Rebeldía Transgresiva:

Esta consiste en ir contra las normas de la sociedad, o por egoísmo y utilidad propia, o por el placer de no cumplirlas.
Diferentes conductas de la rebeldia transgresiva:
· Marginalidad
· Exceso de liderazgo
· Violencia
· Falta de Respeto a las autoridades
· Autocontrolarse, tomar las desiciones y darse ordenes sin tener en cuenta las palabras de los demas
· Esta es una rebeldía negativa que tiene su origen en la inseguridad e inmadurez del adolescente. A diferencia de esta, la rebeldía progresiva es el signo del que sabe comprender la realidad, pero no soporta las consecuencias de la injusticia, el que trata de mejorar las reglas y no transgredirlas.


liderazgo_2.jpg



Diana Alvarado

3. Rebeldía Progresiva:

La rebeldía progresiva es un signo de que el adolescente sabe soportar el paso de la realidad pero no soporta el de la injusticia, acepta las reglas, pero las discute y critica para mejorarlas.
Esto quiere decir que el adolescente rechaza la injusticia de su medio cuando supuestamente es victima de esta misma, no le gusta que las reglas no lo favorezcan y “no se da cuenta” de que las reglas que se le imponen son para bien común de él y de su entorno social del momento. Los adolescentes en general suelen tener este tipo de rebeldía, por lo tanto se dice que es el tipo de rebeldía más visto en esta etapa y es en el que más inmadurez denotan los jóvenes.

Alejandro Castillo

4. Rebeldía Regresiva:

Nace del miedo a actuar y se traduce en una conducta de encogimiento, de reclusión en sí mismo, en el que el adolescente adopta una postura de protesta muda y pasiva contra todo.

Alonso Manrique